Canelones de pollo con trufa

Canelones de pollo con trufa

Unos canelones ligeros y muy gustosos.

Ingredientes para 18 unidades:

  • 18 placas de canelones precocidas
  • 2 pechugas de pollo, deshuesadas y sin piel
  • 1 tomate
  • 1 cebolla
  • 1 l de leche desnatada
  • 4 cucharadas de harina
  • 1 trufa
  • Brandy
  • Queso rallado
  • Mantequilla baja en grasa
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal, pimienta negra, nuez moscada

Elaboración:

  1. Salpimentar las pechugas y dorarlas en una cazuela con un poco de aceite. Pelar y trocear el tomate y la cebolla, añadirlos a la cazuela, con un chorro de brandy y un poco de agua. Tapar y cocer durante ½ h, a medio tapar y a fuego medio. Destapar, darles la vuelta y seguir cocinando hasta que reduzca la salsa. Trocear las pechugas y reservarlas, junto su salsa de tomate y cebolla.
  2. Tostar ligeramente la harina en una sartén. Reservar. En un cazo antiadherente, poner a calentar 2 cucharadas de aceite, añadir la leche, reservando un poco en la que disolveremos la harina en frío, con la ayuda de un tenedor. Cuando la leche empiece a hervir, añadir la harina disuelta, sal y nuez moscada, sin dejar de remover con unas varillas, hasta que espese. Reservar.
  3. Poner las placas de pasta en remojo, en agua tibia, durante 20’, o lo que indique el fabricante.
  4. Triturar las pechugas troceadas, incluida su salsa, junto con la trufa troceada y un poco de bechamel. Podemos hacerlo en dos tandas, para facilitar el triturado.
  5. Poner a calentar un poco de aceite en una cazuela antiadherente, volcar la masa y cocinarla durante unos 15’, a fuego lento y removiendo a menudo, insistiendo en el fondo para que no se pegue. Estará lista cuando al removerla se desprenda totalmente de la cazuela.
  6. Secar las placas entre dos hojas de papel de cocina, o con un paño. Formar los canelones, cogiendo una cucharada colmada de masa cada vez. Colocarlos en una fuente apta para horno, pintada con aceite.
  7. Precalentar el horno a 180º arriba y abajo.
  8. Verter la bechamel sobre los canelones, de manera que queden cubiertos. Espolvorear con queso rallado, repartir unos trocitos de mantequilla por encima y meter en el horno, un nivel por encima de la mitad, durante unos 15’, vigilando el gratinado.

Podemos hacer más y congelarlos para otra ocasión, en ese caso duplicaremos los ingredientes del rustido. Yo prefiero congelarlos sin la bechamel, así que aumentaremos sólo la cantidad necesaria para mezclar con la masa. Se colocan bien alineados en un recipiente tapado y al congelador! Una vez congelados, podemos pasarlos a una bolsa. Resulta muy práctico poder disponer de ellos en cualquier momento. Sólo hacer la bechamel, gratinar y a comer!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s